Cuernavaca Psicologo Terapia Individual, parejas y familiar
Psicologo Cuernavaca Psicoterapia

6 Esquemas de pensamiento tóxico

19 May 17 - 11:58

6 esquemas de pensamiento tóxico

Día a día utilizamos esquemas de pensamiento sumamente tóxicos en el momento que nos enfrentamos ante algún problema, o bien llegamos a un conjunto de conclusiones sobre nuestro modo de vivir que únicamente nos causa tristeza y desaliento.

La identificación de estos esquemas o patrones de pensamiento tóxicos en el momento de enfrentar problemas es un primer paso necesario para cambiar nuestros hábitos de pensamiento y así situarnos en nuestra realidad de manera más consciente y menos tendenciosa. A continuación se tratará de describir 6 esquemas de pensamiento tóxico que más que ayudar dañan nuestras vidas.

1. PENSAR DE MANERA CATASTRÓFICA: Este es el esquema ideal para aumentar de manera exponencial nuestra ansiedad. Ante las situaciones de vida que se presentan, algunas personas inexorablemente crean el peor escenario que pueda presentarse. Un ejemplo de manera de pensar catastrófica es el que algunas personas experimentan cuando no reciben contestación inmediata a sus mensajes via whats app o redes sociales por parte de la persona amada o el que algunas madres ansiosas experimentan cuando sus retoños no contestan a su llamada vía teléfonica.

2. DISMINUIR EL VALOR DE LO POSITIVO Y AUMENTA EL VALOR DE LO NEGATIVO:
De manera cotidiana este par de características suelen estar reunidas y abonan para generar un estado de ánimo depresivo. Un ejemplo clásico de esta manera de pensar es cuando alguien señala algo positivo tuyo y tú le interrumpes para intercalar un “pero”. Puede que sea una persona inteligente, pero cometo errores. Puede que me sienta contento en este momento, pero no me está llendo bien económicamente. Puede que el clima este maravilloso, pero yo tengo mucho trabajo y no puedo disfrutarlo.
Si te fijas, la estructura de esas frases al utilizar el “pero” devalúa lo positivo y pone un énfasis en la negativo, de tal suerte que se hecha a perder cualquier intento de arreglo ante una dificultad o a la autoimagen.

3. ASUMIR QUE SABES LO QUE PIENSAN LOS DEMÁS Y LAS INTENCIONES DE SUS ACTOS. Es muy común tener la seguridad de que sabemos por qué los demás hacen lo que hacen y dicen lo que dicen, generalmente para ello asumimos un conjunto de paradigmas personales que en la mayor parte de los casos no aplica a las maneras de pensar y sentir de los demás. Si alguien llega tarde es porque es una persona irrespetuosa, si mi pareja me engaña es porque hay algo malo en mi, Aunque hagas una gran variedad de conjeturas no puedes saber qué es lo que ha compelido a un individuo para hacer lo que hizo, a veces ni uno mismo sabe porque hizo lo que hizo, menos vamos a saber por qué hacen los demás lo que hacen. Es muy importante aceptar el hecho de que las intenciones de los demás generalmente nos van a ser desconocidas.

4. OCUPAR LA FIGURA DE UN EXPERTO TODÓLOGO. Si pretendemos mantenernos en la imagen de que somos expertos o perfectos, vamos a generarnos un estado de estrés y ansiedad constante, este estado requiere que uno esté constantemente a la defensiva. No podemos darnos el lujo de cometer errores y eso es muy pesado. Implicaría estar defendiendo opiniones y acciones para jamás asumir errores. Aunque uno haya estudiado a gran profundidad un tema, o haya practicado algo con asiduidad, siempre hay algún margen de error, el error forma parte de nuestras vidas y nos recuerda nuestra humanidad imperfecta.

5. ASÍ DEBE SER: En la mayor parte de los casos recibimos un gran conjunto de reglas inquebrantables, un conjunto de valores y significados profundos, principalmente de nuestros padres, pero también de nuestro entorno, cultura, religión, estudios. Estas reglas definen nuestra manera de actuar ante el mundo y cuando notamos que no nos apegamos a esas reglas entramos en un estado de culpabilidad, estrés, enojo, frustración. A veces esas reglas no son adecuadas para como somos nosotros, para la época, para la cultura, para lo que queremos y necesitamos actualmente. Alguien en consulta me decía: Debería ser profesor como mis padres me dijeron, aunque esa persona después me relataría lo enfadada que se sintió cuando intentó estudiar la normal superior. No me perdono el haberme salido de esa especialidad, me decía una persona que al intentar estudiar una especialidad en medicina había decidido salirse porque sentía que estaban abusando de ella sus jefes con insultos y cargas de trabajo extenuantes, aun cuando el día de hoy era una persona exitosa y con un excelente desarrollo profesional.

El así debe ser, puede que no aplique para nuestro presente y debemos dejarlo atrás generando valores nuevos que se adecuen a nuestra experiencia, y forma de vida actual de manera saludable.

6. ATRIBUIR(SE) CULPAS: Somos extrapunitivos cuando nuestra tendencia es asumir que las cosas que ocurren siempre son culpa de alguien mas, nos cuesta mucho trabajo asumir las responsabilidades de nuestros actos, así mismo tendemos a pensar que nuestras emociones son culpa de los actos de otra persona. Algunos ejemplos: Tú me pones celoso con la manera en que te vistes. Si tú fueras una personas más extrovertida yo sería feliz, por ti deje mi carrera profesional, etc.

Somos intrapunitivos cuando nuestra tendencia es echarnos encima las responsabilidades de las acciones de los demás, así como pensamos que las emociones de los demás son nuestra responsabilidad. Algunos ejemplos: Solo yo puedo hacerte feliz, mis padres se divorciaron por mi culpa, pienso que mi jefe se encuentra molesto por algo que he hecho (aun cuando no te ha dicho nada al respecto).

Podemos salir de nuestros hábitos de pensamiento tóxico, para ello se observan 4 etapas.

Etapa 1. Los esquemas de pensamiento tóxico forman parte de tus hábitos, de tal suerte que no te das cuenta de ello, ni lo cuestionas.

Etapa 2. En este punto te encuentras en este momento si has logrado leer el artículo. Ya puedes tener un cierto grado de conciencia de que lo haces, incluso llegamos a pensar que “así somos”, la realidad es que este como todos los hábitos puede cambiarse, pero requiere un tiempo y un proceso
.
Etapa 3. En consulta con el psicólogo cognitivo condctual se aprenden técnicas para modificar este tipo de hábitos en la manera de pensar y de ver el mundo.

Etapa 4. Con una práctica constante, conciencia y atención, poco a poco es posible librarse de un hábito de pensamiento tóxico y aprender a generar esquemas de pensamiento más saludable.

Autor
Psicólogos y Psicoterapuetas Lugar Seguro
Cuernavaca, Mor.

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *