Cuernavaca Psicologo Terapia Individual, parejas y familiar
Psicologo Cuernavaca Psicoterapia

¿Vivo demasiado estresado por mi vida laboral?

21 Jan 14 - 10:29

Saber dar por acabada la jornada laboral no sólo mejora nuestra vida privada; también incrementa la productividad y la satisfacción laboral.

Muchas personas tienen  problemas para establecer límites saludables que les permitan concluir su jornada laboral y establecer esquemas de trabajo sostenibles. Me he encontrado infinidad de pacientes que aunque de entrada plantean que les es imposible cambiar sus esquemas de trabajo, después de algunas intervenciones van dándose cuenta de los comportamientos, hábitos y actitudes que ponen para estar en esa sensación de estrés laboral intenso y que siempre hay algo que se puede hacer al respecto.

En muchas ocasiones son personas que no saben decir: NO. En otras se sienten sumamente vulnerables con respecto a perder su trabajo en caso de que no cumplan con absolutamente todo lo que sus jefes exigen, en muchos casos no es tanto la voz de los jefes sino una voz interiorizada que me castiga si fallara, si dejara mis responsabilidades, etc. ¡Hay tanto para estresarse!.

No hay soluciones mágicas cada persona debe seguir su proceso para identificar lo que le lleva a su situación laboral actual y buscar soluciones, que siempre hay muchas y van desde el extremo de cambiar de trabajo, hasta darse cuenta de que con algunos cambios en las actitudes, hábitos y creencias es posible permanecer en el empleo actual sintiendo comodidad y gratificación.

Llevarse tareas a casa agudiza la sensación de estrés y dinamita el ambiente familiar. Algunos consejos para hallar el equilibrio entre la vida laboral y privada son:

Establecer límites horarios. Es importante fijar y respetar el horario de trabajo, sin alargarlo. Si nos vemos obligados a dedicar más tiempo del que dicta la jornada laboral, conviene establecer también el límite de tiempo de trabajo extra que estamos dispuestos a realizar.

Separar espacios. Acostúmbrate a realizar tareas sólo en el puesto de trabajo. Si trabajas en casa, restringe el espacio profesional y no permitas que los asuntos pendientes salgan de él para aterrizar en el salón o en el dormitorio.
Cambiar de ropa. Es importante tener un atuendo formal para las horas de trabajo y otro más cómodo para el tiempo libre, ya que el cuerpo identifica el cambio de ropa con las fases de obligación y descanso.

SE HA DESCRITO LAS PERSONAS ADICTAS AL TRABAJO QUE EXTIENDEN su labor profesional a todas las fases y espacios de la jornada. En la mayoría de los casos, esta actitud esconde un temor al tiempo libre, a la responsabilidad sobre la propia vida privada. La solución, en esos casos, pasa por enfrentarse a ese miedo recuperando el gozo del ocio y del descanso.

A veces nuestras vidas se vuelven verdaderas jaulas, que nos aprisionan y asfixian. Debemos aprender a liberarnos con asertividad y responsabilidad para encontrar el verdadero sentido de nuestra vida.


 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *