Cuernavaca Psicologo Terapia para parejas, familiar, infantil, individual
Psicologo Cuernavaca Psicoterapia

Lidiar con el crítico interior

15 Jul 14 - 13:14

Lidiar con el crítico interior.
 
El deseo de aceptación.
El origen de nuestra voz crítica está en el deseo de aceptación, Deseamos intensamente ser aceptados por los demás. ¡Casi desesperadamente! En la familia, entre los amigos, en el trabajo, todo el esfuerzo que ponemos en ello nos deja exhaustos y, lo que es peor, insatisfechos, frustrados, porque de aceptación nunca queda uno saciado. Esa gran necesidad de aceptación tiene su inicio en la infancia. En psicoterapia se pueden trabajar con esos orígenes para entenderlos y trascenderlos de manera que pongamos a la voz crítica en el lugar adecuado.

Reconocer al crítico.
Normalmente todos oímos a nuestro crítico, pero no sabemos que se trata de una parte nuestra como todas las demás que nos componen. Pensamos que somos eso que nos dice y, muchas veces, esto es extremadamente doloroso y mina profundamente nuestra autoestima. Hasta el extremo de hacernos  renunciar a la realización de nuestros sueños y deseos. ¿Cómo podría quererme realmente si me miro a través de los ojos de mi juez interior?, ¿Cómo puedo desear hacer cualquier cosa que se salga de lo interiorizado como “correcto” si siempre, según él, se trata de un error?.
En la consulta con el psicólogo el paciente aprende a construir su relación con el crítico interior, para moderarlo con otras partes del ser, para transformarlo, para sintonizarlo. El crítico per se no es malo necesariamente, pues si ejerciera sus funciones de manera saludable podría resultar en una gran ayuda. El gran problema es que ese juez crítico se encuentra la mayor parte de las veces exacerbado.

En las sesiones y con el apoyo del psicólogo se aprende a construir la autoestima y a moderar al crítico interior, sin embargo quedan las siguientes recomendaciones.

Reconoce su voz. El primer paso para forjarse una buena autoestima es reconocer al crítico interior y desafiarlos cambiando nuestro diálogo. Por ejemplo, si lo que dice el crítico es eres un tonto cometiste un error, podemos cambiarlo por: cometí un error, soy un ser humano y los seres humanos podemos cometer errores. Esta estrategia, nos permite poco a poco cambiar hacia un enfoque mas realista y menos tóxico.
¡ Escúchalo! .  Escucha a tu crítico interior, pregúntale que le preocupa y después pregúntale a todas tus partes: ¿Qué puedo hacer de manera saludable para atender esas preocupaciones?. Esta atención sincera servirá para asumir que no tiene que ser tajante en su planteamientos porque tu crítico está siendo escuchado.
Emplea el humor. Una de las herramientas más eficaces que nos apoyarán en el cambio es el humor. Un crítico excesivo hace que nos tomemos demasiado en serio cosas irrelevantes. Prueba sacarle el chiste a la situación, ponle una voz graciosa al crítico, verás que todo cambia.
Suelta las comparaciones. Nuestro crítico se especializa en la comparación, no hay nada mejor para hacernos sentir que no estamos a la altura, que compararnos continuamente con otros. Recuerda que todos los seres humanos somos diferentes y que cada persona tiene habilidades e inteligencias diferentes, carece de sentido comparar a un mono y a un pez por su habilidad de nadar.
Atrévete a ser normal. Actualmente hay un discurso que nos pide “ser mejores”, “especiales”, “líderes”, nada es suficiente, siempre debemos ser más que los demás (recuerda el punto anterior). Sin embargo ya somos especiales por ser quien somos, seguramente seremos como la mayoría en muchas características y eso está bien. Aprende a conocer tus debilidades, habilidades y a apreciarte por el ser humano normal que eres como un resumen de todo lo que eres y que ese resumen dentro de la normalidad te hace humano.

Si deseas te puedo acompañar a reconocer y a trascender tu voz crítica interior.
 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *