Cuernavaca Psicologo Terapia para parejas, familiar, infantil, individual
Psicologo Cuernavaca Psicoterapia

Alcanzar tus metas sin autoboicotearte

04 Oct 16 - 11:34

Alcanzar tus metas sin autoboicotearte.
A veces lo que más necesitamos o deseamos se nos resiste una y otra vez y, cuando al fin estamos a punto de alcanzarlo, surge un nuevo  imprevisto que acaba con nuestro sueño. El problema no suele ser que estos objetivos sean poco realistas o que no estemos preparados para lograrlos. Se trata, más bien, de que alguna parte de nuestro inconsciente se empeña en ponernos trabas que nos alejan de ellos.

¿Por qué cometo siempre los mismos errores? Cuando me doy cuenta de que me he equivocado me arrepiento, pero eso no quita que en un futuro vuelva a repetirlo. No lo entiendo: lo arruino, admito mi responsabilidad y, en cuanto se me presenta la oportunidad, vuelo a arruinarlo.

Si soy consciente del problema, lo lógico sería no repetir las mismas equivocaciones. Así me lo dice Alex un investigador en el área biomédica, que inexplicablemente, no consigue terminar su tesis de doctorado, de una investigación que le encanta y para la cual tiene aptitudes.

También me lo dice Paola quien a pesar de tener una excelente preparación y experiencia no logra encontrar un buen trabajo, ella misma reconoce que en cada entrevista de trabajo hace algo que arruina la entrevista.

Jorge desea con ahínco bajar de peso, pero cuando ya está por llegar al peso que anhela, sucede algo en su vida laboral o familiar que le impide continuar con su dieta y ejercicios por lo que termina pesando más de lo que pesaba antes de iniciar el proceso.

A veces una buena cantidad de personas comparten la misma causa por la que no alcanzan sus metas. Cada persona se ha puesto a sí mismo una piedra en el camino con la que ha tropezado, una especie de autozancadilla que le imposibilita alcanzar esas metas que persigue con ahínco.

Seguramente, la mayoría podemos sentirnos identificados con alguno de los casos comentados. Y es que, demasiado a menudo, parece que habita en nosotros una especie de espíritu burlón que se complace en estropear nuestros objetivos más anhelados. Seguro que más de una vez hemos tenido la sensación de que nosotros mismos podemos convertirnos en nuestro peor enemigo. Nadie sabe tan bien como nosotros qué nos hace sufrir, qué es lo que de verdad nos gustaría alcanzar y qué hay que hacer para que no lo consigamos. En definitiva, nadie sabe tan bien como  nosotros cómo ponernos trabas que nos impide alcanzar nuestros objetivos.

Qué decimos y qué hacemos.
¿Pero no se supone que tendríamos que buscar nuestra felicidad? Si sabemos lo que debemos hacer para conseguir lo que queremos ¿Por qué nos cuesta tanto trabajo llevarlo a la práctica? La respuesta es bien sencilla: porque no estamos hechos de una sola pieza; lo que pensamos, deseamos o decimos conscientemente no es, ni mucho menos, lo que nos mueve a actuar.

En ocasiones, proclamamos en voz bien alta cuales son nuestras metas y nuestros propósitos y, sin embargo, todos nuestros pasos van encaminados en otra dirección. ¿En qué debemos creer? ¿En nuestras palabras o en nuestras acciones?  Lo cierto es que debemos estar pendientes de todo: de lo que decimos, lo que pensamos y lo que hacemos.

En los casos expuestos, podemos inferir que, además del deseo manifiesto, legítimo y genuino de cada una de estas personas, existe un deseo secreto o agenda oculta, que no es otra cosa que la parte de nosotros mismos que actúa al margen de nuesta voluntad y de la que a menudo, ni siquiera somos conscientes: A Alex su madre en la infancia le decía constantemente que por flojo nunca iba a ser nada en la vida, a Paola su padre continuamente le indicaba que era una tonta y que "siempre" se equivocaba, en la familia de Jorge su madre le decía que lo adoraba por ser un gordito hermoso, como su papa, que murió debido a un coma diabético por nunca cuidar su alimentación.

Cada vez que nos encontramos con un obstáculo para llegar a nuestras metas, observemos si hemos sido nosotros mismos los que hemos colocado la piedra en el camino. No es una pregunta fácil de contestar, la respuesta suele esconderse en parajes recónditos del inconsciente, en las páginas amarillentas de nuestra infancia. No hay una solución universal para ello, que como receta de cocina nos permita solucionar a todos de la misma manera, el mismo problema.

En el proceso psicoterapéutico se acompaña a la persona para que haga consciente lo inconsciente, para que pueda identificar a las partes en conflicto que impiden lograr los objetivos anhelados, se desmontan las agendas ocultas, se modifican los paradigmas limitantes y en consecuencia se libera al ser de sus ataduras para que pueda completar los procesos y alcanzar sus metas.

Autor: Piscólogo / Psicoterapeuta Gustavo P. Meléndez
Lugar Seguro: Centro de Desarrollo Humano
Cataluña 29 B. Col. Maravillas
Cuernavaca, Morelos, Mex.
Para agendar consultas presenciales llamar al consultorio: 777 3801968
Puedes pedir informacion via whatsapp al: 7774960990

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *