Cuernavaca Psicologo Terapia Individual, parejas y familiar
Psicologo Cuernavaca Psicoterapia

Los Celos

14 Oct 16 - 14:08

Los celos son generalmente producto de la combinación de la inseguridad y los rasgos de control presentes en el temperamento individual. Cuanto más profunda sea nuestra propia inseguridad, usualmente mayor será también la intensidad de los celos que sentimos. Como nuestra autoestima está altamente deteriorada, pensamos que el otro no nos elegirá porque nosotros mismos tampoco nos elegiríamos.
Pensamos que lo que tenemos para ofrecer es escaso, o no suficiente, por lo tanto, otra persona mejor que nosotros puede desalojarnos en el interés de la persona que amamos.
No todos los celos son iguales, incluso podríamos clasificarlos:
  1. Celos infrecuentes. Se pueden llegar a presentar aun en personas con una autoestima sana, ya que todos podemos pasar por algún periodo de debilidad. Cuando esto sucede, debemos trabajar con los aspectos en los que nos sentimos débiles, normalmente este tipo de celos la mayoría de las veces remiten de manera espontanea en cuanto la persona vuelve a sus niveles estables de confianza.
  2. Celos frecuentes. Causan conflictos profundos, ya que se mantienen en el tiempo y ocasionan grandes sufrimientos tanto a quienes los sienten como a quienes los padecen, llegando a ponerse en riesgo la relación de pareja. Aquí nos encontramos con una herida muy profunda en la autoestima, que, en la mayoría de los casos es anterior al vínculo con la pareja actual, siendo muy importante buscar ayuda psicológica.
  3. Celos enfermizos. Son celos tan intensos, frecuentes y obnubilantes, que pueden poner en riesgo la vida de la persona hacia la que están dirigidos. Se pueden ver en cuadros neuróticos y psicóticos. La ayuda psicológica es indispensable.
Según mi experiencia en terapia una buena parte de las personas que sienten celos frecuentes están tan acostumbradas a ello que no lo ven como algo problemático o demasiado intenso, creen que se encuentran en lo “normal”, pero ningún sentimiento de celos es saludable ni a corto, ni a largo plazo.
Los celos pueden acabar una relación de pareja por muy estable que parezca ante los demás; los celos pueden llegar a combinarse con la tendencia a ser controlad@s que tiene algunas personas, en esa situación se forma una receta con todos los ingredientes para que cada elemento de la pareja se exacerbe en sus tendencias, quien desconfía y trata de controlar al otro continuará haciéndolo cada vez con más intensidad, porque los celos no dependen de lo que el otro haga o deje de hacer en la mayoría de los casos, sino de lo que yo siento y pienso de mi mismo y del mundo.
La persona celosa ama de una manera absorbente y controladora y lo hace así porque teme más que confía, con una desconfianza que, en realidad, está primigeniamente dentro de su propia autovaloración.
De esta manera, si nos sentimos atrapados en la vorágine de los celos, sería una buena idea tener como premisa las siguientes pautas conductuales.
  1. Asumir que estamos sintiendo celos y que esto no depende totalmente (en algunos casos, la mayoría) de lo que el otro haga.
  2. Preguntémonos desde hace cuánto tiempo siento celos hacia mi o mis parejas.
  3. Evitar consentir a la parte que siente demasiada desconfianza, generar un diálogo interno que nos permita tener más puntos de vista que la imaginación exacerbada de esa parte desconfiada.
  4. Hablar con nuestra pareja de manera asertiva sobre lo que sentimos, reconociendo que la otra persona NO PUEDE SANAR NUESTROS CELOS.
  5. Buscar ayuda profesional si dentro de mi reconozco que esta situación ya se ha presentado varias veces de manera recurrente, o reconozco algún punto de quiebre durante esta relación de pareja donde los celos se han empezado a presentar de manera continua.
En el proceso terapéutico y con ayuda del psicólogo las personas aprenden pautas conductuales para trabajar con su problema de inseguridad y/o razgos de control. Se van procesando y sanando las heridas del pasado, se recupera la confianza, una confianza que va más allá del pensamiento ingenuo de : mi pareja no es capaz de esto, la confianza madura reconoce las capacidades propias y de la pareja, reconoce el vínculo que han construido, lo valoran y permiten fortalecer la autoestima y por tanto la relación de pareja.
 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *