Cuernavaca Psicologo Terapia para parejas, familiar, infantil, individual
Psicologo Cuernavaca Psicoterapia

Los roles de nuestra infancia

16 Feb 16 - 09:52

Los roles de nuestra infancia.

 
En la vida de cualquier ser humano nos encontramos con un baúl repleto de frases hechas, de palabras o de sensaciones que han ido formando parte de esa persona. Así en la familia, en la escuela o entre amigos, las etiquetas han estado servidas: la tonta, el guapo, la inteligente, el flojo, la payasa, el necio, la fuerte, el serio… Estos adjetivos que pueden habernos perseguido en el tiempo forman parte del desarrollo de nuestra identidad (personalidad), pues necesitamos sentirnos ubicados en algún lugar; con una identidad, aunque esta no siempre sea positiva. Son respuestas a determinados interrogantes: ¿quiénes somos?, ¿qué significamos para los demás? e, incluso, ¿qué papel cumplimos en este mundo?.

Sin embargo, cuando nos catalogaron de ese modo, no poseíamos las herramientas de análisis suficientes con las que contextualizarlas: si nos sentíamos feos, no podíamos ver que era, porque el lugar de guapo ya estaba ocupado por otro hermano. Si un profesor nos señalaba como “vagos”, no podíamos pensar que él era muy nervioso o que no entendía que teníamos más materias o que pasábamos por una crisis familiar. Por aquel entonces, probablemente, creíamos que los otros, los adultos, tenían la razón y eran perfectos.

Me dirás que eso ya está superado. Es cierto que avanzamos pero, frente a situaciones nuevas o conflictivas, la inseguridad gana terreno y se vuelven a repetir esos roles. Analizarlos y flexibilizarlos es una de las claves del desarrollo humano. La otra tarea es hacernos cargo de que, en nuestra historia, se ha producido una combinación diferente a la de otra persona. Así que si en el pasado fuimos tildados de “matadit@”, puede que fuera por una gran curiosidad y gusto por aprender. O la acusación de “chismos@” podría ser sinónimo de espíritu investigador.
Separar lo que pudimos flexibilizar en su momento de lo que es el núcleo de nuestro ser –aquello que, si no lo realizamos, nos frustra profundamente- permitirá aceptarnos e, incluso, reconvertirlo en cualidades, viviendo lo extraordinario de cada uno.

En el proceso de terapia, con ayuda del psicólogo, usualmente las personas reconocen esas etiquetas, algunas tienen algo de realidad y pueden ser integradas en el amplio contenido de capacidades y características de cada ser, una etiqueta usualmente no es definitoria de la personalidad. Otras veces esas etiquetas son malas interpretaciones, o prejuicios de ciertas cualidades del ser. Es importante salir de esa confusión y contactar con lo que realmente somos, qué generalmente es mucho más de lo que pensamos que somos.

Psicólogos y Psicoterapeutas Lugar Seguro
Cuernavaca, Mor.

 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *